El cuerpo sin vida de Keeley Bunker aparecía este miércoles por la noche en el riachuelo de un parque de Tamworth, en el condado de Staffordshire. Esta joven británica de 19 años desaparecía la noche del miércoles tras acudir al concierto de un amigo. Tras percatarse que la chica no había vuelto a casa, la familia denunció la desaparición y empezó a pedir ayuda a través de las redes sociales para localizar su paradero. El cadáver fue descubierto 16 horas después de la desaparición en un pequeño arroyo dentro de un parque y un joven de 19 años ha sido detenido como sospechoso del asesinato de Keeley.

Vuelta a casa

La última vez que alguien vio a Keeley con vida fue pasadas las cuatro de la mañana en la zona de Leyfields del municipio británico de Tamworth. La chica de 19 años regresaba a casa tras acudir al concierto de un amigo, pero nunca llegó a su domicilio. Al percatarse de que la joven no había vuelto a casa, familia y amigos de la desaparecida compartieron fotografías suyas a través de las redes sociales instando a la colaboración ciudadana para localizar su paradero.

Hallazgo

Tras más de 16 horas de batidas por la zona, la policía de Staffordshire recibió el aviso sobre las nueve de la noche del jueves que se había encontrado el cadáver de una mujer en el riachuelo del parque situado al lado de la sede el equipo de rugby de la localidad. Hasta el lugar se personaron dotaciones de la policía y de los servicios de emergencia, que solo pudieron certificar el fallecimiento de la joven que yacía en el agua. El hallazgo del cuerpo sin vida de Keeley supuso la detención de un chico de 19 años -vecino del municipio- como sospechoso del asesinato de la joven.