Los Mossos d'Esquadra han detenido a dos agentes suyos, destinados a la comisaría del Eixample de Barcelona, acusados, según las investigaciones hechas por la División de Asuntos Internos (DAI), de detención ilegal, torturas y lesiones por una intervención policial de final del año 2021. Además de la detención de los dos agentes, la DAI también investiga cuatro agentes más por los delitos de detención ilegal y torturas, aunque no han sido arrestados. Los dos detenidos han sido apartados del servicio después de la apertura de un expediente disciplinario por parte de la Dirección General de la Policía (DGP). Se espera también que el proceso judicial contra los otros cuatro avance por si son suspendidos del servicio.

Según las informaciones facilitadas por el cuerpo, los arrestados fueron denunciados por una persona a quien los agentes lo retuvieron y lo golpearon. En la intervención, que fue a la víctima pública, los dos agentes arrestados, presuntamente, dieron golpes a la víctima. Los otros cuatro agentes también están imputados por el delito de detención ilegal y torturas, pero no consta que hubieran dado golpes a la víctima, y por eso no han sido ni detenidos ni acusados del delito de lesiones.

Han pasado la noche en la comisaría

Los agentes de la DAI detuvieron ayer los dos agentes en la comisaría del Eixample y han pasado la noche en la comisaría de las Corts, a la espera de que hoy sean del juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Barcelona, que tendrá que decidir su situación personal. Oficialmente, la policía catalana no ha querido dar más detalles de este caso y de la investigación hecha por esta unidad que se encarga de perseguir los delitos que comentan los mismos policías.