El pasado domingo 22 el cocinero y propietario de un restaurante oriental de la calle Mallorca de Barcelona se enfrentó violentamente a un cliente en el exterior del local. El hombre, armado con un cuchillo grande de cocina, clavó una docena de cuchilladas en la espalda, la barriga y las piernas. La víctima quedó entre la vida y la muerte.

La Guardia Urbana van poder detener al cocinero del restaurante Midori y el juez ha ordenado su ingreso a prisión por un presunto delito de tentativa de homicidio. El intento de limpiar el cuchillo después de la agresión no le sirvió para evitar ser detenido.

Una discusión después de comer

Todo empezó después de comer, en torno a las dos del mediodía, en este restaurante japonés, especialistas en ramen y sushi, en la calle Mallorca, número 334, en el Eixample. Una de las camareras del restaurante inició una discusión con una chica que iba con la víctima al exterior del local.

La discusión subió de tono y a la calle, uno de los cocineros del restaurante y el hombre, se pelearon. El cocinero sacó uno de los cuchillos de la cocina y le clavó por todo el cuerpo. La Guardia Urbana trasladó los hechos a los Mossos d'Esquadra, que iniciaron el procedimiento por una tentativa de homicidio. El juez ha ordenado la prisión provisional a la espera de juicio.

Herido muy grave

Según ha podido saber ElCaso.com de fuentes médicas, por culpa de las heridas del cuchillo el hombre, de nacionalidad española, sufrió una grave lesión en la arteria femoral y perdió mucha sangre.

Una unidad del SEM pudo taponar la grave herida y trasladar al hombre al hospital, donde después de ser operado se está recuperando de las graves heridas.