Susto de los grandes en Nambroca, en Toledo. Este sábado dos menores de edad se han caído en un pozo de unos siete metros de profundidad situado en una casa abandonada de este pueblo del centro de España. El aviso se recibió en torno a las nueve de la noche, alertando de que dos jóvenes, de 15 y 17 años, se habían caído al pozo, junto al campo de fútbol de esta localidad de Toledo.

Salvados gracias a unos flotadores de Protección Civil

En un primer momento los dos jóvenes quedaron enganchados a las piedras del pozo y en una de las canalizaciones y después, con la llegada de los servicios de emergencia de Protección Civil, pudieron bajar hasta el agua, donde, con la ayuda de un flotador, esperaron a poder ser rescatados por los Bomberos de Toledo, que organizaron un dispositivo para poder sacarlos del pozo.

En el operativo, que se alargó durante horas y que finalizó entrada la madrugada, también participaron agentes de la Guardia Civil de Toledo y efectivos de Protección Civil de Nambroca.

Después de dos horas en el interior del pozo, que pudieron aguantar gracias a los flotadores, finalmente los Bomberos, antes de medianoche, los pudieron retirar. Los jóvenes presentaban heridas, de la caída, y también primeros signos de hipotermia.

Después de ser rescatados y atendidos en el exterior del pozo, los servicios sanitarios los trasladaron a un centro médico, donde han estado en observación hasta este lunes, cuando han sido dados de alta del hospital Virgen de la Salud, a Toledo.

Operación de rescate de éxito

Según fuentes de la investigación, que ahora lidera la Guardia Civil, los jóvenes estaban jugando y saltando a la zona del pozo, hasta que cedió y cayeron dentro. Eran cuatro amigos los que estaban en la zona del accidente. Dos cayeron dentro del pozo y dos más quedaron fuera.

Pozo GuardiaCivil 2

Imagen del rescate de los dos menores de edad del interior del pozo de Toledo / PC

Uno de ellos salió corriendo a pedir ayuda y el cuarto quedó fuera del pozo y en lugar seguro, manteniendo contacto con los dos jóvenes de dentro del pozo. Desde Protección Civil han felicitado a los voluntarios de la agrupación que colaboraron en el rescate y sobre todo, por haber facilitado los dos flotadores a los jóvenes, que, según dicen, les salvaron la vida. Lo que hubiera podido ser una desgracia, finalmente sólo ha quedado como un susto.