Las investigaciones policiales y judiciales de la presunta violación que sufrió un niño de 13 años en el instituto Verge del Roser de Vallirana sigue en marcha. Tal como adelantó ElCaso.com el lunes, cuatro compañeros de instituto del niño, que sufre el síndrome d'Asperger, están imputados por esta brutal agresión sexual que sufrió en el patio del instituto el mes de noviembre de 2018.

Falta un móvil

Cuando los cuatro imputados declararon delante de los Mossos d'Esquadra a raíz de la denuncia presentada por los padres del menor agredido, la policía les pidió que entregaran sus terminales móviles. Todos lo hicieron, pero sólo tres de los imputados aceptaron voluntariamente que la policía les pudiera mirar todos los documentos, llamadas, vídeos y mensajes.

Uno de ellos se negó. La policía pidió autorización al juez y ahora mismo, y según han explicado fuentes judiciales a ElCaso.cat, se está a la espera de obtener la orden judicial que permita a los Mossos d'Esquadra, a los forenses informáticos, entrar al terminal y buscar vídeos o imágenes de la presunta agresión sexual. El terminal está custodiado por la policía, pero sin poder acceder a él sin la orden judicial.

Nada relevante en los tres primeros móviles

Según fuentes policiales, en los tres móviles a los que sí que se ha podido acceder no se ha encontrado nada relacionado con las agresiones sexuales al niño de 13 años de Vallirana. Los investigadores sospechan que la negativa de ceder el móvil de manera voluntaria del cuarto imputado podría ser para esconder alguna cosa.