"El perro es el mejor amigo del hombre". Este frase hecha se refleja en la relación de muchos humanos con sus perros. La de Zozo y İsmail Öztürk es digna de película.

Un vínculo estrecho

La historia del perro turco que se pasa los días estirado sobre la tumba de su dueño se ha hecho viral. Según informa Infobae, İsmail Öztürk, un hombre turco, murió el año 2014 de forma inesperada. Toda la familia quedó devastada, entre ellos su perro y compañero. Zozo era fiel a su humano y, desde su muerte hace cinco años, va a visitar su tumba cada día.

Visitas diarias a la tumba de su dueño

El animal se quedó a cargo de la familia de su dueño, aunque ha pasado unos años muy triste desde la muerte de Öztürk, según apuntan sus familiares. Zozo va a la tumba de su humano cada día, llueva o nieve, se estira y pasa allí las horas. El hijo de Öztürk, Zafer, lo acompaña en sus paseos. "Intenta estar cerca de su compañero", según La República.

Una historia que se repite

La emotiva historia de Zozo recuerda a la de Hachikō, el perro japonés que estuvo esperando su dueño (que sufrió un ataque cardiaco) en la estación de tren de Shibuya, hasta su muerte. Richard Gere protagonizó la película dramática que narra su vida: Siempre a tu lado, Hachikō.