José Ángel Prenda, Ángel Boza y a Antonio Manuel Guerrero tendrán que pagar una multa de 270 euros cada uno por robar varias gafas de sol de una óptica de la capital guipuzcoana. El juzgado número 3 de lo Penal de San Sebastián ha condenado a los tres miembros de La Manada que fueron juzgados el pasado día 10 al considerar probado que son los autores de "un delito leve de hurto" y les insta a indemnizar con la cantidad de 125,19 euros a la propietaria del establecimiento en concepto de responsabilidad civil.

Indemnización

La sentencia, fechada este pasado miércoles, condena a José Ángel Prenda, Ángel Boza y a Antonio Manuel Guerrero como autores de un delito leve de hurto a la pena, a cada uno de ellos, de multa de 45 días con una cuota diaria de 6 euros (lo que asciende a 270 euros), con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago.

En concepto de responsabilidades civiles, la resolución judicial pide que se entregue a la dueña de la óptica las gafas marca RayBan modelo 3509 que se encuentran en depósito y, en el caso de que las mismas "se encontraran dañadas o no fueran aptas para la venta", los condenados le deberán indemnizar conjunta y solidariamente el importe de 82,20 euros. Los tres miembros de La Manada deberán abonar, además, la cantidad de 125,19 euros a la propietaria de la óptica también como responsabilidad civil. Asimismo, los condenados tendrán que pagar las costas procesales. Contra esta sentencia puede interponerse recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Gipuzkoa en el plazo de 10 días hábiles.

Videoconferencia

El juicio a los tres miembros de La Manada José Ángel Prenda, Ángel Boza y el ex guardia civil Antonio Manuel Guerrero por robar gafas de sol en una óptica de San Sebastián días antes de la agresión sexual a una mujer en las fiestas de San Fermín de 2016, por la que cumplen una condena de 15 años de prisión en cárceles de Andalucía, se celebró el pasado día 10 en la capital guipuzcoana.

En la vista, en la que declararon por videoconferencia, el abogado de los acusados, Agustín Martínez, intentó, sin éxito, alcanzar un acuerdo con la Fiscalía, que pedía nueve meses de cárcel para Prenda y Boza y seis para Guerrero, por atenuante de reparación del daño causado, ya que devolvió unas de las gafas robadas el 5 de julio de 2016 en la óptica Opticalia Centro en la calle Hernani de la capital guipuzcoana.