La 'manada de Manresa', siete hombres de entre 19 y 39 años acusados de abusar sexualmente de una chica de 14 años en octubre del 2016, pasan, desde hoy, por el juzgado.

Los seis hombres acusados de haber violado a la chica y el séptimo, que no habría intervenido pero sí que habría presenciado los hechos, han negado este martes ante el juez que mantuvieran relaciones con ella y algunos, incluso, que la conocieran.

Según el escrito de la fiscalía, la menor estaba bebida y drogadicta en una fiesta que se celebraba en una fábrica abandonada cuando uno de los acusados se la llevó a una caseta cercana y la violó. Después, el hombre habría salido y habría ido a buscar al resto de acusados, invitándolos a hacer al mismo "quince minutos cada uno".

Todos, menos uno, la penetraron, y todavía dos de ellos abusaron de nuevo cuando el resto ya lo habían hecho. Un séptimo hombre no habría abusado de la chica, pero sí que se quedó en la puerta mirando la escena y masturbándose.

"Se me había insinuado y yo siempre lo había rechazado"

El principal acusado, B.A.M.C., a quién piden la mayor pena, es quien, según la fiscalía y la acusación, habría sido el primero a penetrar a la menor e "invitar" el resto a hacer lo mismo. El hombre, sin embargo, ha asegurado que la menor se le había insinuado en varias ocasiones y "siempre lo había rechazado".

Este mismo acusado sí que ha reconocido que conocía a la víctima porque era la pareja de un amigo, pero ha negado que mantuviera relaciones. También ha dicho que la chica había bebido pero que "estaba bien", y ha explicado que oyó cómo una amiga de la víctima decía que lo estaban violando.

Eso último es semblante al qué ha declarado otro de los acusados, Y.J.C., que ha dicho que una amiga de la chica le pidió ayuda porque a la menor le pasaba alguna cosa. Cuando se acercó al lugar donde estaba, sin embargo, dice que la vio bien y se marchó, a pesar de oír como dos amigos de la víctima decían, supuestamente, "ya me la he tirado".

Por su parte, el acusado que ha sido más tiempo en prisión preventiva, 20 meses, D.D.R.L., y de quiénes se encontraron restos de fluidos en la ropa de la víctima, ha asegurado que eso se tiene que tratar de un error. "Se debió sentar cerca o alguna cosa, no lo entiendo", ha asegurado antes de insistir que no mantuvo relaciones con la menor.

En más, todos los acusados han negado, que, como se recoge en el escrito de la fiscalía, M.A.T.R. exhibiera una pistola de fogueo y amenazara a todos los presentes en la fiesta con que, si hablaban, "tendrían problemas". También han coincidido en decir que había muy poca luz y que, por lo tanto, a duras penas podían ver a la persona que tenían al lado.

La fiscalía los imputa abuso sexual, y la acusación, agresión

Este miércoles se prevé que declare a la víctima y, también, los amigos que lo acompañaban aquel día. La joven, sin embargo, lo hará a puerta cerrada, porque todavía ahora es menor de edad.

Mientras la acusación particular acusa a los procesados de agresión sexual y pide una pena para ellos de entre 20 y 25 años de prisión, la fiscalía pide una pena de entre 10 y 12 años para seis de los siete acusados por un delito de abuso sexual. Sin embargo, dependiendo del testigo de la joven, el ministerio público decidirá si eleva la calificación a la de agresión.