Una pareja de vallisoletanos vivió una boda dramática a causa de una estafa. Los novios habían contratado un servicio de cátering para el enlace pero la comida nunca llegó a la casa rural donde se celebraba la ceremonia.

El estafador ha sido condenado a dos años y seis meses de prisión

Según ha explicado Expansión, la pareja contrató una empresa de restauración con un coste de 5.000 euros y abonó el 75% tal como imponía el contrato.  Pero el día de la boda, sin previo aviso, la compañía los dejó tirados. Los novios tuvieron que llamar de urgencia a otro servicio para, finalmente, poder celebrar el banquete. 

La estafa sale a la luz 

El matrimonio denunció a la empresa y se inició una investigación, que ha concluido que el hombre que se había presentado como propietario en realidad no tenía capacidad para prestar el servicio: no había contratado personal, no había comprado alimentos y no tenía la infraestructura adecuada. Cuando se recibió la denuncia, el hombre ya había retirado el dinero abonado por los novios. 

A raíz de este caso, la investigación reveló que esta no era la primera vez que el hombre realizaba una estafa similar. Por eso, la justicia lo ha condenado a un total de dos años y medio de cárcel. Además, deberá indemnizar a la pareja con  5.353,40 euros.