El sargento de la Guardia Civil Francisco Borreguero paseaba, fuera de servicio, por el pico de La Peñota cuando su perra Xena ha encontrado el cuerpo sin vida de la medallista olímpica Blanca Fernández Ochoa.

El sargento, que forma parte junto con la pastora alemana del Servicio Cinológico del instituto armado, con base en El Pardo, había comenzado la ruta desde Los Molinos, acompañado por un amigo.

El cadáver estaba en el pico La Peñota, que tiene una altitud de 1.945 metros y se alza en el límite provincial de Madrid y Segovia, en una zona que corresponde a Collaillo del Rey.

En Los Molinos

En la vertiente madrileña, la montaña está dentro del término municipal de Los Molinos (Madrid), en el que reside el sargento de la guardia civil, que ha abandonado la zona sin hacer declaraciones porque el caso está bajo secreto de sumario.

Hasta el lugar se han desplazado los expertos de la Policía Científica y Homicidios, y la autopsia determinará las circunstancias de la muerte de la esquiadora, a la que se buscaba en la sierra madrileña y cuya familia denunció su desaparición la pasada semana.