La Guardia Urbana de Barcelona investiga, junto con los Mossos d'Esquadra, una violación en grupo que ha sufrido una chica este madrugada en la plaza de la República de Barcelona, en el distrito de Nou Barris, tal como han explicado fuentes de la policía de la ciudad a ElCaso.com.

Una chica, joven y de nacionalidad marroquí, ha sido atacada presuntamente por varios hombres, y un testigo ha llamado al 112 alertando de la violación. Agentes de la policía de la ciudad han podido llegar al lugar de los hechos, donde han encontrado a la mujer que aseguraba que hasta cinco personas la habían agredido sexualmente.

Esta mañana del jueves la mujer ha cambiado parte de la versión y ahora los Mossos d'Esquadra intentan averiguar qué pasó realmente.

Tres detenidos

Cuando la policía ha llegado al lugar de los hechos quedaban tres de los cinco presuntos agresores, que han podido ser detenidos. Según ha podido saber ElCaso.com, los tres detenidos son de nacionalidad marroquí y argelina. Se están haciendo gestiones para poder localizar y detener dos implicados más, también de estas dos nacionalidades, según ha podido saber este medio de fuentes policiales.

Agresión sexual con penetración de uno de ellos

La misma chica, en declaraciones a la policía esta mañana, ha asegurado que la agresión sexual con penetración fue sólo de uno de los hombres, uno de los detenidos, es decir, el autor material de la agresión sexual.

Los otros dos detenidos han sido dejados en libertad con cargos y serán interrogados para aclarar su relación con la agresión sexual. La policía también sigue buscando a los dos otros hombres que no pudieron ser detenidos. Las diligencias están en manos de los Mossos d'Esquadra.

Nueva agresión sexual en esta plaza

El pasado mes de agosto, en esta misma plaza, un grupo de taxistas evitaron una agresión sexual también en esta plaza de Nou Barris, en la ciudad de Barcelona. Tal como adelantó ElCaso.com, un chico sudamericano retuvo a una chica en un piso hasta que ella se pudo escapar y acabó en la calle, donde siguió la agresión.