Una madre de cuatro hijos admitió haber vertido agua hirviendo a su hijo de tres años como castigo por “mear en el suelo” en su casa de Nueva Jersey.

Patricia Buchan, de 29 años, confesó el viernes que ordenó al niño que se desnudara, lo bañó y le echó una olla de agua hirviendo sobre la parte inferior del cuerpo. Se trataba de un "castigo" por orinar en el suelo de la habitación.

Una enfermera de la escuela descubrió quemaduras y ampollas en las piernas del niño

 

"Este niño vivió sus primeros tres años en una casa de horrores", dijo el fiscal adjunto del condado de Essex, Michael Morris, en un comunicado. Buchan vivía con otros cinco adultos, incluida su madre Mary, de 55 años, y su hermana Bridget, de 23, en una casa donde comenzaron a abusar sistemáticamente del niño a partir de julio de 2018. Los fiscales explicaron que el abuso incluyó una “paliza sistemática y coordinada” del niño con el cinturón y los puños y el uso de agua hirviendo para castigarlo, informa Daily Mail.

La madre del niño, Natacha Smith, de 44 años, Patricia Gamarra, de 62 años, y Homer Searcy, de 39, se enfrentan a cargos similares por asalto agravado y peligro para niños. El pequeño de tres años fue tratado de las heridas antes de ser puesto bajo custodia protectora.

La policía dijo que la enfermera de la escuela de preescolar del menor descubrió quemaduras y ampollas en las piernas del niño, lo que la llevó a notificarlo a las autoridades, informó NBC.