Los Mossos d'Esquadra han detectado el caso de un conocido 'youtuber' bromista que se ha infiltrado en uno videoconferencia de un centro educativo de la ciudad de Girona y ha hecho algunas bromas que han interrumpido momentáneamente las clases.

Después, el joven ha colgado las imágenes a su canal de YouTube, aunque en los vídeos no se identifica de qué centro se trata.

Este youtuber acostumbra a colgar vídeos con bromas a otras personas, y ahora con el confinamiento por el coronavirus ha buscado una vía diferente por seguir haciendo sus fechorías, explican fuentes policiales. Según ha podido saber ElCaso.com, se trata de Didac Ribot, un conocido youtuber que tiene más de 2 millones de seguidores. El vídeo de la broma en la escuela de Girona ya lo han visto más de dos millones de personas.

Un solo vídeo

De momento no se tiene constancia de más casos, pero no se descarta que existan y no se hayan detectado o denunciado a la policía. La Oficina de Relaciones con la Comunidad (ORC) de los Mossos de Girona ha enviado una carta a varios centros educativos donde explica que ha tenido conocimiento que algunos jóvenes "se infiltran en varias aulas virtuales para hacer mofa y distorsionar las clases matemáticas para, posteriormente, colgarlo en varios sitios en internet".

¿Es delito?

El problema principal es que las llaves de acceso en el aula virtual son facilitadas por los mismos alumnos a través de redes sociales. Por eso, los Mossos piden al profesorado que extreme las medidas de seguridad durante las clases virtuales y que recuerden a los alumnos que las contraseñas para acceder al aula virtual son personales e intransferibles, y sólo pueden ser utilizadas por los alumnos de cada clase.

Los alumnos, posibles cómplices

En más, la policía catalana también recuerda que la grabación de una videoconferencia educativa y su publicación en las redes sociales, sin el consentimiento expreso del alumnado y del centro educativo, es un delito, no sólo por parte del autor de la grabación sino también por quien ha actuado como cómplice necesario facilitando el acceso a personas no autorizadas.