La obra de la naturaleza es tan basta que nunca dejará de sorprender. Una muestra de esto es lo que pasa con las piedras que caen por un misterioso precipicio australiano. Las pueden tirar con fuerza y rabia, pero no caerán. Como si se tratara de un truco de magia, volverán siempre hacia arriba con fuerza.

Este dantesco fenómeno pasa en la montaña de Bluff Knoll, en el Parque Nacional Stirling Range de Australia. Lo han comprobado un grupo de turistas que, impactados por la fuerza natural que hace subir las piedras por una montaña, lo han gravado todo con el móvil. Las imágenes de esta curiosidad se han hecho virales y, en un solo día, ya acumulan más de 8.000 reproducciones.

Efecto bumerang

Los turistas estaban visitando la famosa montaña de Bluff Knoll, conocida mundialmente por el fenómeno que hace el viento que pasa a su alrededor. Cuando subieron, decidieron poner a prueba las leyendas urbanas que la gente contaba sobre este precipicio, y quedaron encantados: al tirar piedras, las fuertes ventadas las hacían subir y volvían hacia ellos, como si de bumerangs se trataran.

Una experiencia mágica

Ante la insólita imagen que les devolvía la Madre Terra, el grupo decidió grabarlo todo y compartirlo en las redes sociales, donde, en un día, se ha viralizado. Una experiencia única, cortesía, según los expertos, de los fuertes remolinos de viento que se forman en la cima de la montaña.