Una plaga de hormigas - o de cualquier otro bicho - en el jardín puede llegar a ser bastante molesta. Aunque hay incontables maneras de acabar con las plagas, un hombre del estado norteamericano de Illinois se ha hecho viral por la particular manera de intentar matar una colonia de hormigas en su jardín: con fuego. Evidentemente, no le ha salido bien.

El hombre intentó, el viernes, poner fin a una plaga de animalillos que afectaba el jardín de su casa. Cogió una caja de cerillas y, después de encenderlos, intentaba acertar dentro del hormiguero.

El jardín explotó

Después de varios intentos, y bajo la atenta mirada de sus dos perros, el hombre consiguió, finalmente, acertar la llama en el agujero. Pero lo que no se esperaba es que la llama provocara una explosión que hizo saltar por los aires el césped de todo el jardín pequeño.

Parece que las madrigueras de los insectos están llenas de gases que pueden, como se ha visto, ser inflamables. Eso lo provoca los excrementos, las bacterias o los cuerpos de otras hormigas muertas en descomposición.

Según un estudio, a causa de las condiciones húmedas y sin oxígeno que hay dentro de los hormigueros, las bacterias que hay en el interior provocan grandes cantidades de metano y de óxido de nitrógeno que acaban siendo muy inflamables.