Las redes sociales son un maravilloso mundo de caos, debates estúpidos, insultos, "memes" y humor. La última novedad que nos trae una de las plataformas preferidas, Instagram, es un filtro que ha llevado al disgusto y varias arritmias a las madres de algunos usuarios.

Sasha dog: ¿lo adoptamos?

El filtro se trata de una especie de sticker que muestra a un perro estirado en el suelo en realidad aumentada. De hecho, como se puede modular su medida y se puede colocar donde se quiera, parece tan real que algunas personas se han creído que era de verdad. Las reacciones que han dejado son espectaculares.

"Os sacaré a fuera, a ti y al perro"!

En el sofá, en la cama, en la cocina, en el comedor, en la terraza... Miles de usuarios han decidido aprovechar este filtro para hacer las bromas más divertidas.

En este caso, la víctima ha sido la madre del usuario @alejandropozoo_. La mujer creía que su hijo había subido a un perro de la calle a su casa, y se agobió tanto que le envió numerosos audios de WhatsApp gritando.

La mujer, que estaba a punto de un ataque de nervios, regañó a su hijo Àlex. Después de proferirle varios insultos y amenazas de muerte, la madre se lamentaba: "Como me deje pulgas...". Incluso amenazó al joven, que le estaba tomando el pelo, con no dejarlo entrar en casa.

Su hijo ha colgado un vídeo de esta reacción a Twitter, donde ya acumula casi 700 mil reproducciones.

El creador también ha ganado fama

Sasha dog es, pues, una de las últimas modas de los millennials. El creador del filtro, @antonio.ruggiero93 ha ganado una gran fama entre los usuarios de Instagram: ya acumula más 300 mil seguidores a su perfil, aunque no tiene ningún puesto colgado.