Una nueva manifestación de vecinos hartos de la inseguridad que reinaen el barrio de Les Planes de Sant Joan Despí, en Barcelona, ha acabado de madrugada con la expulsión de un bloque de un grupo de ocupas. Los vecinos los acusan de ser los responsables de los episodios de robos y violencia que en las últimas semanas se han vivido en este barrio del área metropolitana de Barcelona. Los ladrones acabaron protegidos por el ARRO y la Brimo de los Mossos.

Desde última hora de la noche, un grupo de unas 150 personas protestaron ante los dos focos de delincuencia, un bloque propiedad de un banco y una antigua fábrica, ambos en la calle de Gran Capitán, ocupados por jóvenes de varias nacionalidades que los han convertido en su escondite y desde donde traman, presuntamente, ataques violentos y robos en el barrio.

Los ocupas violentos, expulsados y protegidos por los Mossos

Los vecinos hace días que protestan y este martes las protestas han ido a más, haciendo lanzamientos de objetos contra el piso y también dando golpes a las puertas de la fábrica donde, según ellos, se esconden los ladrones. Se han roto cristales del piso donde vivían los ladrones.

A última hora de la tarde los Mossos d'Esquadra tuvieron que desplegar primero agentes del ARRO y después varios equipos de la Brigada Móvil para evitar el asalto al piso de los ocupas. A última hora de la noche, tal como se puede ver en este vídeo al que ha tenido acceso ElCaso.com, los Mossos protegieron a los supuestos ladrones para que pudieran salir del piso y abandonar el barrio.

ARRO SantJoanDespi

Agentes del ARRO de los Mossos delante del piso de Sant Joan Despí.

Los vecinos celebraron la desocupación con gritos de Fuera, fuera" y aplausos. El grupo de vecinos —muchos de ellos muy jóvenes— que ha liderado estas manifestaciones ha explicado en ElCaso.com que lamentan que se haya tenido que llegar a una acción de fuerza, pero lamentan que les hayan dejado "abandonados" e "indefensos" ante la inseguridad que vivía el barrio.

Momentos de tensión en Sant Joan Despí

Durante esta revuelta vecinal se vivieron momentos de tensión. Los Mossos d'Esquadra tuvieron que montar una línea policial para proteger a los ladrones y dieron porrazos para mantener la distancia entre los vecinos, con un reducido grupo más violento, y los jóvenes que eran expulsados del barrio. De momento, los vecinos, hartos de la inseguridad, han conseguido su objetivo. Habrá que ver ahora dónde estos ladrones, que la policía confirma que tienen controlados, se acaban instalando.

Tres apuñalados

El 28 de febrero el ARRO de los Mossos entraron en una de las naves de esta calle, también ocupada, para parar una batalla campal que acabó con tres personas heridas por arma blanca. Los vecinos de esta zona de Sant Joan Despí están hartos de la inseguridad, de las peleas y de los robos.

Según ha podido saber ElCaso.com, este miércoles los Mossos están desalojando por completo esta fábrica, después de recibir la autorización del juez.