Un empleado descontento se ha vengado de su jefe destrozando con una excavadora su Range Rover valorado en más de 90.000 euros, en Bradford, Inglaterra. También destroza un tráiler que se interpone en su camino.

Las imágenes muestran al excavador ejerciendo su venganza. Los trabajadores del lugar intentan pararle, aunque el hombre se resiste. Se cree que el alboroto comenzó después de que su jefe lo enviara a su casa por presuntamente estar bajo la influencia de drogas y alcohol.

Thomas Crompton Demolition, propietario del negocio, afirmó que "podrían haberse perdido vidas" si no hubiera sido por la intervención de algunos valientes miembros del personal. Sin embargo, la hija del hombre criticó a los trabajadores por ser demasiado rudos con su padre y dejarle varias "costillas rotas". "Yo sé y él también que estaba equivocado, pero podría haber sido tratado de una mejor manera", manifiesta. 

Como resultado, el coche terminó con el techo destrozado y las ventanas rotas. La policía de West Yorkshire ha intervenido para aclarar los hechos, informa Mail Online.

incidente excavadora Inglaterra

Los trabajadores del lugar le sacaron a la fuerza de la excavadora