Estar en un hotel de Empuriabrava (Girona) durmiendo y despertarte por los gritos de una pareja teniendo sexo podría ser normal, aunque molesto. Pero si no están en la habitación de al lado sino en la calle, la cosa cambia.

Es lo que le pasó a un cliente del hotel Castell Blanc del Alt Empordà hace dos noches. Los ruidos de una pareja le rompieron el sueño. Primero no sabía de dónde venían los gritos y finalmente sacó la cabeza por la ventana y vio a una pareja entregada al amor furtivo.

Una macrosala estorba a los clientes

Incluso les hizo una foto y se quejó en la recepción del hotel. En el hotel, sin embargo, hace años que sufren este descontrol en las calles de al lado de su establecimiento. Desde que, según los propietarios del hotel, abrió sus puertas una macrosala de tres plantas que sirve de epicentro de la fiesta de Empuriabrava durante todo el verano.

Gerundenses y franceses pasan las horas en esta macrosala, pero antes de entrar, y como la discoteca no dispone de aparcamiento, ocupan la zona haciendo botellón, poniendo música, gritando y con peleas. "Eso molesta mucho a los clientes del hotel. Lo tienen que aguantar hasta que casi sale el sol".

Un calvario que dura años

Los propietarios del hotel Castell Blanc han explicado a ElCaso.com que hace años que viven con este calvario que ya les ha hecho bajar la ocupación de su establecimiento.

hotel botellas

Imagen de cómo queda el exterior del hotel por las mañanas.

Gritos de todo tipo, música y algunas fuertes peleas se han convertido en el pan de cada día. A finales de junio cuatro personas fueron detenidas por una pelea en el exterior de esta discoteca.

Por la mañana los clientes del hotel y los propietarios del establecimiento se encuentran con un escenario apocalíptico: personas tiradas por el suelo ―conscientes, en el mejor de los casos― y mucha suciedad.

botellas empuriabrava

El exterior del hotel con los restos de la 'fiesta' de la noche.

Hace veranos que se arrastra la problemática y desde el hotel aseguran que el Ayuntamiento de Empuriabrava no hace nada para arreglarlo. "Pasa la policía municipal y ni bajan del coche", explican a ElCaso.com.