Sergio es un bebé con mucha suerte: ha protagonizado, junto con sus ocho bisabuelos, una escena sorprendente e insólita en su bautizo, donde han podido asistir todos.

La ceremonia se celebró el pasado mes de julio en la iglesia parroquial de Anaya de Alba, el pueblo de origen de una parte de la familia. El resto se trasladaron desde Salamanca y Zamora.

Una imagen tierna

Los cuatro matrimonios asistieron al bautizo de su bisnieto, felices de poder compartir este momento con el niño. La ceremonia se convirtió en todo un acontecimiento en la provincia, ya que la escena fue tan tierna como emocionante.

Todos los bisabuelos juntos, que tienen más de 70 años cada uno, suman más de 640 años. Eso sí: tienen toda la intención de celebrar y ver crecer al pequeño Sergio y de asistir, también, a su primera Comunión.

Mucha sabiduría

Esta familia tan longeva se desplazó desde Zamora y otros lugares de Salamanca hasta el pueblecito donde bautizaron a Sergio. Querían vivir este momento familiar tan especial con todo el amor y el calor que sienten por el pequeño.

Sobre sus espaldas recaen muchos años de experiencias, aprendizajes y momentos. Más de 640 años de sabiduría y enseñanzas que transmitirán al pequeño, si la salud se lo permite. Y si les preguntan a ellos por el secreto de su larga vida, aseguran que es simple: "trabajar y comer bien".