Es, probablemente, uno de los finales más inesperados en un vídeo de una agresión. Las imágenes han generado un intenso debate y una gran sorpresa entre los usuarios de las redes sociales.

Nada es lo que parece

Las imágenes muestran cómo un conductor de un autobús escolar de los EE.UU. coge con violencia a un niño y lo saca fuera del vehículo, tirándolo al suelo.

Los peatones que pasan por allí salen inmediatamente a proteger al menor y a cargar contra el conductor, a quien llegan a pegar e insultar, a la vez que una de los testigos llama a la policía.

Giro inesperado de los acontecimientos

Mientras la gente retiene al conductor, otros peatones atienden al niño ante la cámara de un móvil, que lo ha estado grabando todo.

Hasta que descubren, con gran sorpresa, que el niño resulta ser un adulto con enanismo que se había intentado colar en el transporte infantil. Con juguetes y todo.

Testigos y usuarios de internet, en shock

Tanto la gente que participó de esta formidable escena, que pasará a la posteridad como la prueba viviente de que nada es lo que parece, como los usuarios de las redes sociales que han visualizado el vídeo, se han quedado con la mandíbula colgando hasta el suelo.

Algún despistado se ha mostrado indignado ante la violencia del conductor hacia un "niño" (muy crecido, ya que tiene perilla). Otros han apuntado que, adulto o menor, no son maneras de sacar a una persona de un autobús.

Eso sí: las caras de sorpresa y estupor de algunos testigos se han convertido en 'memes' muy representativos del vídeo en sí. Sea como sea, este viral ya acumula miles de visualizaciones y comparticiones en las redes, y se ha convertido en uno de los favoritos de los usuarios.