Una escaladora de 35 años ha tenido que ser rescatada de un precipicio a Saltacaballos, en Castro Urdiales (Cantabria), después de que la picadura de varias avispas asiáticas le provocaran una reacción alérgica que la dejó paralizada.

La mujer, residente en Bilbao y de nacionalidad polaca, estaba escalando una pared de los precipicios martes por la tarde cuando un grupo de avispas la atacaron y la picaron. Eso le provocó un choque anafiláctico que la dejó paralizada, y los dos escaladores que lo acompañaban tuvieron que bajarla hasta el pie de la pared, donde la colocaron en la posición lateral de seguridad.

Sobre las seis de la tarde, los compañeros de la mujer afectada llamaron el 112: la escaladora estaba mareada y confusa y el choque le impedía moverse. Eso hizo que, enseguida, se activara el helicóptero medicalizado del gobierno de Cantabria, personal del 061 y de la Guardia Civil, Policía Local y bomberos.

Rescate muy complicado

Parte de estos efectivos se situaron a la parte superior del precipicio, mientras los bomberos se desplazaron, a través de un camino, en el lugar donde estaba la víctima. Mientras tanto, el helicóptero se fue acercando a la zona en un rescate muy complicado por la proximidad a la roca y por el aislamiento del lugar.

Del aparato bajaron a un rescatador del gobierno de Cantabria y la médico del equipo, que examinaron y estabilizaron a la mujer antes de subirla al helicóptero medicalizado y la evacuaron al Hospital de Cruces, en Barakaldo (Vizcaya).