Un preso de una cárcel estadounidense ha utilizado una increíble estrategia para conseguir entrar droga y un móvil al centro penitenciario. Los hechos tuvieron lugar el pasado 21 de julio en la prisión de Euclid, situada en el condado de Cuyahoga (Ohio). Las cámaras de videovigilancia captaron como un dron sobrevolaba las instalaciones y dejaba caer en uno de los patios un bulto que era recogido por uno de los reclusos. El paquete tenía en su interior un pequeño alijo de droga y un teléfono móvil.

Las imágenes -que se han hecho virales a través de las redes sociales- muestran como el preso en cuestión coge una camisa e intenta alcanzar el bulto sin éxito antes de que este toque el suelo. Después lo recoge y se lo lleva oculto entre los pliegues de la pieza de ropa. Según informaron las autoridades, el dron transportaba un paquete de contrabando con droga y un móvil en su interior y ahora están investigando la procedencia y el recorrido que siguió el aparato para tratar de localizar al responsable que lo manejaba.

Precedente

Por curioso que parezca, este método de contrabando también ha sido utilizado en cárceles españolas. El 4 de septiembre de 2018 se interceptaban tres paquetes de hachís de 100 gramos cada uno y un teléfono móvil con dos cargadores en uno de los patios del centro penitenciario de Alhaurín de la Torre (Málaga). Según informa el Heraldo, varios funcionarios de la prisión señalaron que el día anterior se había detectado la presencia de un dron sobrevolando la cárcel. El informe de la investigación que inició la Guardia Civil a raíz de los hechos reveló que uno de los paquetes conservaba dos ganchos como los que se utilizan para el transporte de carga útil con drones.