Zach Christensen, un policía de Nuevo México, ha dimitido después de haber agredido con mucha violencia a una niña de 11 años. Según el exagente, la menor "bebió más leche de la que se suponía".

Los hechos pasaron el 27 de agosto en una escuela de Farmington, Nuevo México (EE.UU.). Christensen, que entonces era oficial de la policía, se violentó con una niña afroamericana y la estampó contra un muro. El vídeo del suceso muestra la fuerza desproporcionada que utilizó al adulto.

"Bebió demasiada leche"

Las razones de Christensen para perseguir a la chica y agredirla con tanta violencia eran que había bebido "más leche de la que le correspondía". Según se puede oír en la grabación, el adulto le reprochó que, además, "tiró leche al suelo".

La grabación muestra a la niña, acorralada e intentando sacárselo de encima, mientras él ejerce una fuerza desmesurada.

La tiró al suelo

Durante la pelea, Christensen tiró al suelo a la niña, de tan sólo 11 años. Mientras ella lloraba, el hombre le decía que dejara de resistirse y no la dejaba ponerse de pie.

En un momento dado, mientras Christiansen estaba sobre la chica cogiéndole el brazo, intervino a una persona de la administración escolar y le pidió que la soltara: "No es una amenaza para ti ni para los otros". Pero el exagente le respondió que sí lo era, y siguió forcejeando.

"No soy excesivo"

El administrador intentó hacerlo entrar en razón, apuntando que no era necesario ejercer la fuerza de forma excesiva. Christensen, asegurando que no estaba siendo excesivo, continuó con su agresión.

Condena del departamento

El jefe del departamento de la policía de Farmington ha condenado las acciones de Christiansen: "No hay excusa para la manera en la que trató a la niña", asegura, en un vídeo publicado en Facebook.

Cuando el departamento pidió explicaciones al hombre, este intentó mentir, diciendo que la niña había agredido al personal de la escuela. Pero no lo creyeron y fue suspendido del servicio, informa NBC News.

Obligado a dimitir, pero sin cargos

El caso de Christensen no ha trascendido más allá de su renuncia, ya que el abogado de su distrito ha rechazado presentar cargos contra él.

El 1 de octubre hizo efectiva su dimisión. Además, su supervisor ha sido reasignado a una patrulla de calle, por "no haber identificado el accidente como inaceptable".

La familia de la niña presentará una reclamación contra la policía.