Una mujer ha recibido una descarga eléctrica después de que un policía le disparara con una Taser con el objetivo de pararla. Los hechos han pasado en una estación de servicio del estado norteamericano de Wisconsin.

Un cliente grabó el momento en que la mujer se aproxima al policía chillándolo mientras mantiene una mano tendida hacia su rostro en lo que parecía una práctica exorcista. El policía se aleja de ella y advierte varias veces a la mujer que deponga su actitud y se calme. Al no conseguirlo, finalmente disparó el arma.

La mujer se cayó al suelo con convulsiones provocadas por la pistola Taser.