Archie, un cachorro de 10 meses, se ha ganado la fama de pirómano. El perro, una mezcla entre Bulldog francés y Boston terrier, protagonizó un aparatoso incendio en el sofá de su humana después de masticar, mientras jugava, con un mechero.

El accidente pasó en la casa donde el perro vive con su familia en Melbourne, Australia. La cámara de seguridad de la casa grabó el momento, y Dee Borkowski, ama de Archie, decidió compartirlo. El vídeo se ha hecho viral y ya acumula 17.000 reproducciones.

Jugando con fuego casi se quema

La grabación muestra cómo Archie, a falta de un buen juguete, sube al sofá a masticar un mechero como quien no quiere la cosa. El cachorro sigue con su cometido hasta que, de repente, el sofá se enciende en llamas.

El perro, al ver que las cosas se ponen demasiado "calientes", decide bajar del mueble y ponerse a cubierto.

Un incendio inesperado

La suerte de la familia, y de Archie, fue que Dee Borkowski decidió echar un ojo a su perro a través de la cámara que tiene instalada en su casa. Poco se imaginaba el espectáculo que encontraría en su sala de estar: un incendio en el sofá provocado ni más ni menos por el cachorro.

Llamó a los bomberos inmediatamente, que fueron a la casa y apagaron el fuego.

Una anécdota a explicar y un agujero en el sofá y en el bolsillo

Según Borkowski, Archie no sufrió ningún tipo de lesión y está perfectamente. Además, el incendio no se extendió al resto del apartamento, pero eso sí: el sofá ha sufrido daños por valor de miles de dólares.

 

Archie, que ha saltado a la fama gracias a su pequeña revelación como pirómano, tiene una cuenta de Instagram: Archie el Incendiador.