Los Mossos d'Esquadra han desarticulado un grupo criminal que robaba en domicilios con el "método del marcador". Los ladrones utilizaban hilos de cola prácticamente imperceptibles entre la puerta y el marco para señalar viviendas en poblaciones como Olesa de Montserrat, Abrera o Sant Andreu de la Barca, en el Baix Llobregat (Barcelona).

La operación policial ha permitido detener a tres hombres de nacionalidad georgiana, de edades comprendidas entre los 33 y los 48 años, considerados autores de siete robos con fuerza en domicilios y acusados de preparar decenas más mediante la colocación de marcadores en las puertas de las viviendas.

Decenas de marcadores detectados

La colaboración ciudadana fue clave para alertar de los marcadores de cola e iniciar una investigación que empezó el pasado mes de junio y se concluyó el 4 de septiembre con la entrada en los domicilios de los miembros más activos del grupo criminal, situados en Barcelona y Sabadell.

En los pisos de los manguis, los investigadores encontraron más de 200 objetos sustraídos, sobre todo joyas, relojes y dispositivos electrónicos, que ya se han empezado a devolver a sus propietarios, así como los tubos de cola que utilizaban para marcar las puertas y varios juegos de herramientas que servían para abrir las cerraduras sin provocar daños.

La detección de una gran cantidad de marcadores evitó que se produjeran decenas de robos en la Garriga, Vic, Sant Joan de Vilatorrada, Abrera, Sant Andreu de la Barca y Olesa de Montserrat. Los tres arrestados pasaron el día 6 de septiembre a disposición judicial y la titular del juzgado de Instrucción 3 de Manresa decretó la libertad con cargos.

¿Es el 'marcador con cola'?

Se trata de un modus operandi muy elaborado que el crimen organizado georgiano utiliza por toda Europa. En una primera fase, los ladrones marcan los pisos a los cuales querían acceder y colocan unos hilos de cola prácticamente imperceptibles entre la puerta y el marco. Unas horas o días más tarde llevan a cabo la segunda y última fase del robo: si los hilos de cola están intactos significa que no hay nadie en el piso y, por lo tanto, tienen vía libre para entrar y consumar el robo con tranquilidad.

En caso contrario, los miembros del grupo desarticulado desisten de hacerlo. Mediante el uso de ruiseñores, los autores eran capaces de abrir las cerraduras de manera rápida y sin dejar ninguna señal.

No obstante, el hecho de que el plan criminal se ejecute en dos fases da a la policía la oportunidad de averiguar qué entramado hay detrás de los robos. Es por eso que los Mossos d'Esquadra hacen llamamientos a llamar al 112 en caso de que alguien encuentre en los pisos de su finca marcadores en las puertas de los pisos, ya estén hechos con hilos de cola o con piezas pequeñas de plástico, que son más habituales.