Noche muy caliente este lunes en Sant Vicenç dels Horts, en el Barcelona. Varias patrullas de los Mossos d'Esquadra se han desplazado a una pelea en la calle donde dos personas se estaban repartiendo golpes sin medida. Incluso, y según testigos presenciales, se han tirado botellas de vidrio y se han agredido con armas blancas.

Cuando los policías han llegado ya no quedaba rastro de la pelea pero han localizado en el CAP del municipio a un joven, de nacionalidad marroquí y de 35 años, con heridas de arma blanca en el cuello y en la cara. Después de buscar por la zona, han localizado a un grupo de personas con un joven que también tenía heridas de arma blanca y que han detenido como presunto autor de las cuchilladas del primer hombre –un hombre joven también de nacionalidad marroquí a quien todavía no se ha podido identificar.

Después de ser arrestado, ha sido metido en un coche patrulla. El hombre, con un estado de excitación muy elevado, ha empezado a dar golpes desde el interior del coche a los cristales y los ha podido romper y ha salido por la ventanilla.

coche mossos2

El hombre, encima del coche patrulla, en Sant Vicenç dels Horts

Ha subido encima del coche

Una vez fuera, el hombre ha subido encima del coche patrulla. Allí ha podido volver a ser detenido por los Mossos. En el momento de esta segunda retención, en la parte posterior del coche, y tal como se ve en las imágenes de vídeo grabadas por varios testigos a las que ha tenido acceso ElCaso.com, el hombre ha roto el cristal posterior de un cabezazo.

coche mossos3

El detenido dando un cabezazo al coche patrulla

Con más agentes de refuerzo, finalmente, el hombre, que iba ensangrentado de la pelea y también de las autolesiones contra el cristal del coche patrulla, ha podido ser detenido y trasladado a otro coche. Los agentes se han podido marchar de la zona y no se han registrado más incidentes.

Investigación abierta

Según ha podido saber ElCaso.com, se están investigando los hechos para aclarar qué ocurrió, cómo se pudo escapar del coche patrulla y cómo fue posible que el hombre no fue esposado antes de ser metido en el vehículo patrulla. También si otras personas cometieron algún delito impidiendo las tareas policiales en la detención.

También hará falta aclarar qué delitos se imputan al hombre detenido, además de las lesiones a su compatriota por las heridas de arma blanca. Habrá que sumar los destrozos al coche patrulla y también la resistencia a los agentes de la autoridad.

No hay agentes de los Mossos heridos pero sí que un coche de la policía catalana ha tenido que ser retirado del servicio.