El increíble método de un paseador de perros no deja de acumular comparticiones en las redes sociales. León Darío Sipes lleva dos meses utilizando un autocar escolar para pasar a recoger a los animales por los domicilios de sus propietarios en Buenos Aires (Argentina) y los lleva hasta el parque La isla de la Paternal, situado en el barrio de Agronomía. El recorrido de ida y vuelta dura una hora y media, sin contar el tiempo que pasan las mascotas jugando en la zona verde.

Vocacional

"Tengo el autocar desde hace dos meses y lo adapté para llevarlos. Antes hacía el mismo trabajo, pero en un coche adaptado para los paseos. Los perros grandes iban atrás y los pequeños delante. Cada uno viaja con su cinturón de seguridad", explica Sipes -en declaraciones al diario Uno- que pasa a buscar a los animales todas las mañanas de lunes a sábado. Su cometido es completamente vocacional: "Trabajo de esto porque me encanta. Antes tenía otro trabajo, pero lo dejé para estar con los perros. También soy adiestrador profesional", señala.

Precisamente esta faceta de adiestrador es la razón por la que algunos dueños le dejan a sus mascotas con problemas de conducta para que el paseador los eduque. "A veces los perros rompen cosas en las casas, pero porque no salen y necesitan gastar esa energía. En cambio, cuando pasean y juegan la gastan y además socializan con otros perros", asegura. Según informa el mismo medio, la ruta que sigue Sipes empieza en el barrio de Parque Patricios y pasa por hasta por seis distritos de Buenos Aires antes de llegar al parque de recreo.