Una perra de raza gran danés ha dado a luz nueve cachorros, unos de los cuales tiene una coloración muy poco habitual: es de color verde. Los hechos pasaron el lunes de la semana pasada en la pequeña localidad norteamericana de Cañon City.

La causa de este extraño color es el pigmento verde denominado biliverdina, que puede encontrarse dentro de la placenta de los perros. Cuando esta sustancia se mezcla con el líquido amniótico, el fluido que rodea y protege el embrión puede manchar el pelaje del perro recién nacido.

La perra, que le han puesto el nombre de Verdant, perderá la coloración verde. Tanto ella como sus hermanos nacieron con buen estado de salud.