Una misteriosa mujer entraba en los hoteles del centro de Barcelona y conseguía colarse en los almacenes donde los trabajadores guardan sus pertenencias durante la jornada de trabajo. Aprovechaba que no había nadie para abrir las taquillas y llevarse todo lo que podía. No lo hizo uno o dos veces. Según las informaciones policiales, llegó a hacerlo una veintena de veces.

Los Mossos d'Esquadra la pudieron identificar y pillar con las manos en la masa el pasado 30 de octubre, en un hotel de Ciutat Vella -la zona donde siempre actuaba. Se trata de una mujer de 35 años de nacionalidad española. Todo apunta que volverá a actuar, a pesar de ser detenida: ya está en libertad.

Pillada por las cámaras de seguridad

Días antes, los agentes identificaron a la mujer gracias a las imágenes grabadas por las cámaras de videovigilancia -que acompañan esta noticia- de algunos de los establecimientos hoteleros. En estas grabaciones se puede ver como la mujer accede al hotel y busca puertas que llevan a las zonas privadas donde están ubicados las taquillas de los trabajadores. Estos espacios están destinados a los trabajadores para que guarden los objetos personales mientras están trabajando.

La detenida, que en algunas ocasiones iba acompañada de otras personas, accedía al establecimiento sin levantar ningún tipo de sospecha. La mujer buscaba dónde se encontraban las zonas privadas o vestuarios de los trabajadores y de manera disimulada entraba al interior. Una vez dentro forzaba las taquillas y sustraía los objetos personales, entre los cuales había teléfonos móviles, dinero, tarjetas de crédito, documentación personal, entre otros.

El día de la detención, el pasado 30 de octubre, los agentes le hicieron un seguimiento en la calle y en el momento en que entró en un establecimiento comercial observaron cómo accedía a la zona del almacén, donde supuestamente los trabajadores guardan sus pertenencias.

Una veintena de robos y ya está en libertad

Los investigadores la relacionan con 18 robos con fuerza, de los cuales 15 los cometió en hoteles ubicados en el distrito de Ciutat Vella. La mujer, con una decena de antecedentes policiales, quedó en libertad con cargos después de pasar a disposición judicial.