La Policía de Argentina ha detenido a una mujer de 58 años por haber apuñalado y colgado del cuello al perro de su vecino en su propio jardín. La mujer encontró a Apolo, el perro que mató, luchando con su mascota, y se tomó la justicia por su mano.

Los hechos pasaron el lunes, 30 de septiembre, a Cayastá (Santa fe, Argentina). Un niño de 10 años grabó con su teléfono móvil el cruel asesinato del animal. La mujer torturó al perro delante de dos niñas, de 4 y 6 años, que intentaban salvarlo.

Lo mató porque se había peleado con su perro

Según informa Crónica, la mujer mató a Apolo, el perro de su vecino, después de que viera cómo se peleaba con su mascota. La detenida perdió el control y decidió acabar con la vida del animal.

Lo arrastró con un cable por el cuello

Después de separar los dos animales, la asesina puso un cable en el cuello de Apolo y lo arrastró hasta el jardín de su propietario. Fue entonces cuando lo colgó de un árbol y, acto seguido, lo empezó a apuñalar con un cuchillo hasta que lo mató.

Secuencia del horror delante de 3 menores

La mujer torturó y mató al perro con crueldad y sangre fría, a pesar de saber que dos niñas pequeñas, de 4 y 6 años, lo estaban presenciando todo. Apolo era su mascota.

Las niñas intentaron salvar a su perro, de forma desesperada, intentando distraer a la mujer mientras la golpeaban con un cinturón. Pero nada sirvió: la detenida, que tenía a Apolo colgado e inmovilizado, lo mató sin escrúpulos ni humanidad con varias cuchilladas.

Un niño lo grabó todo

Mientras esta escena, macabra y salida de una película de terror, pasaba en el jardín de las pequeñas, otro niño, vecino de ellas y de sólo 10 años, lo grabó todo con su teléfono móvil para poder enseñarlo al padre de las criaturas y propietario de Apolo.

Gracias a este pequeño héroe, las autoridades detuvieron a la mujer.

Apolo era un perro rescatado

El propietario del perro, Jonathan, rescató al Apolo de un depósito de basura hace dos años. A través de un mensaje en Facebook, el hombre asegura que "nunca hemos imaginado este final y necesitamos que esta señora esté en la prisión".

Denuncia por redes sociales

Cuando recibió el vídeo, fue a denunciar a la mujer inmediatamente, pero los agentes no hicieron nada. Jonathan tuvo que recurrir a una denuncia abierta a través de las redes sociales para que la policía detuviera a esta cruel asesina.

"No está bien de la cabeza. No puede someter un animal a tanta crueldad delante de menores y quedar impune. Incluso la grabaron mientras lo hacía... No sé qué otra prueba necesitan", dijo.

Finalmente, la policía detuvo a la mujer 3 días después de que pasaran los hechos. Si la declaran culpable de un delito de maltrato animal, podría pasar entre 15 días y un año en la prisión.