Josep Pàmies, el conocido curandero y negacionista del coronavirus de Balaguer, líder de Dulce Revolución, ha vuelto a protagonizar uno de sus shows de propaganda este fin de semana.

Él y un grupo de sus seguidores se presentaron este domingo delante del geriátrico de Tremp, capital del Pallars Jussà (Lleida), donde ya han muerto 60 abuelos por culpa de positivos de coronavirus.

Encontronazo con los Mossos ante la residencia

Josep Pàmies, que niega que haya una pandemia y está en contra de las medidas que se están aplicando, asegura que una buena manera de luchar contra esta enfermedad es hacerlo con lejía, o como él lo denomina, MMS. Por eso, se presentó ante la Residencia Fiella de Tremp con la intención de entregar este "medicamento" a los responsables del geriátrico para parar la "matanza de abuelos".

Los Mossos d'Esquadra, que desplegaron también efectivos de orden público en la puerta mismo del centro, impidieron a Pàmies y a sus seguidores entrar en la residencia de personas mayores, donde todavía hay algunos abuelos internos.

"Menos vacunas, autopsias y MMS"

Pàmies asegura que quería entregar "producto suficiente" para parar las muertes. Dejaron documentos en la puerta y también botellas con este producto -hay que decir que el uso del MMS no está aconsejado por los colegios de médicos para curar el coronavirus.

El curandero de Balaguer cree que no hay coronavirus y que los muertos son culpa "de una vacunación masiva con productos experimentales" o "por la influencia de las radiaciones de la gran torre de comunicaciones que tienen casi encima" a la residencia.

Josep Pàmies, ante la residencia de Tremp, gritando a favor del MMS / Cedida

Los seguidores, armados con pancartas, reclamaban "menos vacunas" y también "autopsias" para revelar los motivos de las muertes de los abuelos de la residencia.

La Residencia Fiella de Tremp se mantiene sin ningún residente positivo

La residencia Fiella de Tremp se mantiene sin ningún residente positivo de Covid-19, después de que este domingo acabaran el aislamiento los diez últimos usuarios. De esta manera y según los datos facilitados por Salut, en el centro ya no hay ningún usuario con coronavirus.

Así y todo, en el Hospital Comarcal de Tremp todavía hay seis usuarios positivos y a la residencia de Guissona uno. Con respecto a la cifra trabajadores afectados por el virus actualmente hay 30, los mismos que este domingo.

Casi la mitad de los residentes, muertos 

El brote de Covid-19 que se detectó en el centro ahora hace un mes ha causado 60 muertos de un total de 143 residentes. Asimismo, el viernes día 18 empezaron las visitas de familiares a los usuarios del centro, ya que la residencia ya tiene la categoría naranja.