Persecución de infarto en Brasil. Un repartidor de Uber se salta un control policial y los agentes empiezan a perseguir al infractor, dando lugar a una escena digna de una película de acción.

Ambos conductores son capaces de realizar maniobras dignas de un especialista de Hollywood. Tal y como puede verse en las imágenes, pasan entre los coches, se saltan las señales, suben a la acera, hasta que el repartidor termina sin salida y es reducido en el suelo por los policías.

Al detenerle, encontraron en su cintura un revólver con la numeración de la munición suprimida que el detenido iba a usar para intentar realizar un atraco, según medios locales.

Uber ha informado que el repartidor no tenía nada que ver con su compañía porque no figuraba en ningún registro. "Las mochilas distribuidas o vendidas a los repartidores pueden ser revendidas, prestadas o incluso robadas, por lo que simplemente llevar un elemento con el logotipo de la compañía no es una indicación fiable de que tiene un compromiso laboral con la empresa", expresaron en un comunicado.