Parece una imagen de película. Un chico se arrodilla ante su expareja, que iba en coche de camino al altar, para impedir su boda. El vídeo de la dramática escena se ha hecho viral a las redes sociales.

Los hechos pasaron en septiembre en Medellín, Colombia. El chico, de rodillas, imploró a su expareja, que no se casara e, incluso, se atrevió a robarle un beso en un momento de descuido.

Las súplicas de un enamorado

Las imágenes muestran cómo el chico persigue en moto, como si fuera un caballo blanco, el coche nupcial de su exnovia y le suplica que no se case. Acto seguido, le pide una segunda oportunidad para su relación y aprovecha el estupor de la chica para robarle un beso. A este acto de supuesto amor, la joven le responde con un empujón.

La rabia del rechazo

El chico, al ver las calabazas que le da su amada, le recrimina que ella no se quería casar: "¿Cuál altar?, ¿Cuál anillo?, ¿Se una broma? ¡Ni siquiera té querías casar"!, le grita. La novia, lejos de ponerse nerviosa y contestarle, se arregla el vestido y se vuelve a sentar en el coche, en señal de que está lista para seguir hasta el altar. El joven, finalmente, se rinde y se va.

Los peatones querían que detuviera la boda

Durante la escena que protagonizan los jóvenes, los peatones que pasan por el lado van animándole y gritando a la chica que no se case, o que plante al novio en la Iglesia.