Dos personas han sido atendidas este martes, una de ellas por una herida en una pierna y la otra por una crisis de ansiedad, después de hundirse el techo de una vivienda unifamiliar en Elda, en Alicante, al no aguantar el peso de una piscina hinchable instalada en la terraza.

Una piscina de 8.000 litros

Los hechos han pasado poco antes de las 6.30 horas en una vivienda situada en el número 17 de la calle Sant Jaume, según han indicado fuentes municipales y del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU).

 

El CICU ha movilizado a una unidad del Servicio de Ayuda Médica Urgente (Samu), que ha atendido a un menor de 17 años por una herida en una pierna y a un adulto, de 37, por una crisis de ansiedad. Los dos han sido atendidos y dados de alta "in situ".

Por su parte, fuentes municipales han señalado que, de acuerdo con los primeros datos, el forjado y las vigas del techo no han soportado el peso de la piscina desmontable colocada en la terraza de la casa, justo encima del comedor, y el techo ha cedido y se ha hundido por culpa "de una piscina de plástico de unos 8.000 litros".

Por suerte no había gente en la habitación de debajo

Por fortuna, según estas fuentes, "no había nadie en esta habitación y sólo se ha tenido que atender un joven con una herida a la pierna no grave y a un hombre con un ataque de ansiedad". Técnicos municipales inspeccionarán la vivienda para certificar las causas exactas y comprobar el estado en la cual ha quedado.

Hasta el lugar se han desplazado también bomberos del Consorcio Provincial, que han evacuado, mediante escaleras, a las siete personas -tres adultos y cuatro niños- que residían en la vivienda donde se ha producido el derrumbe del techo.