Q'ela Pierce, de tres años, sorda desde su nacimiento, aparece en un vídeo jugando con sus juguetes cuando, de repente, le conectan su implante coclear. La niña, que vive en la ciudad estadounidense de Orlando, se sintió abrumada por la emoción cuando pudo escuchar las voces de sus padres por primera vez en su vida. 

Tal y como puede verse en las imágenes, se pone las manos en la cabeza antes de estallar en lágrimas mientras escucha los sonidos hasta ahora desconocidos. Sus padres y el médico aseguran que el implante no duele y que las lágrimas de la pequeña son solo de la emoción y la sorpresa.

La conmoción inicial de Q'ela se transforma en entusiasmo al escuchar a su padre decir su nombre. Un mágico momento que la familia ha compartido en redes. Desde hace meses, la pequeña ha probado con diferentes tipos de audífonos para sordos, pero no había tenido buenos resultados.

El médico asegura que el implante no le duele y que las lágrimas son de emoción

 

Así que Q'ela se convirtió en candidata para un implante coclear realizado el pasado mes de agosto. Sin embargo, no fue hasta el 3 de octubre que la incisión se curó completamente y su familia pudo asistir a la activación del dispositivo.

Los padres, después de este vídeo, han contado la evolución de su hija que ya ha comenzado a reconocer los sonidos de la naturaleza, aunque todavía no puede entender de dónde proviene el habla humana.