Una niña de 13 años y con trastornos mentales ha sido detenida de manera salvaje por la policía. Los hechos ocurrieron en Minnesota (Estados Unidos) la semana pasada en el interior de una tienda.

La actuación policial ha levantado muchas críticas sobre todo en la comunidad afroamericana. Los policías llegaron a ponerle la rodilla en la cabeza, a pesar de los desgarradores gritos de la menor.

Después de publicarse las imágenes, las autoridades de Minnesota se han visto obligadas a abrir una investigación por la actuación policial.