Lo que debía ser un bautizo tradicional, acabó convirtiéndose en una pesadilla para una familia. La ceremonia se celebró el 10 de agosto Gátchina, una ciudad próxima a San Petersburgo (Rusia), según explica RT.

El sacerdote, que ha sido suspendido, causó heridas al bebé en el cuello y en el hombro

El cura que ofició la ceremonia, Vasili Necheporenko, sumergió completamente al bebé en la pila bautismal repetidas veces causándole heridas mientras el pequeño no paraba de llorar. La madre intentó pararlo y coger a su hijo, pero el sacerdote se lo impidió.

El bebé de un año sufrió heridas en el cuello y el hombro y la madre asegura que ahora el pequeño tiene un trauma psicológico y tiene pánico a todo.

El cura, que lleva ejerciendo desde hace 26 años y ha sido suspendido, aseguró que no hizo nada peligroso ni extraordinario durante la ceremonia y acusó a la madre de alarmarse sin razón.