Del concesionario al taller mecánico. Un hombre ha chocado contra la pared del concesionario, instantes después de recibir las llaves de su nuevo coche de lujo, en la India. Las imágenes, virales en Internet, captan el momento preciso del accidente de tráfico más precoz de la historia.

Compra un coche y lo estampa antes de salir del concesionario

Un conductor ha chocado contra la pared del concesionario con su coche, un Minivan Kia Carnival nuevo, instantes después de que le dieran las llaves. ¿Te imaginas ahorrar para comprarte un coche nuevo, pasar semanas haciendo el papeleo correspondiente para que sea tuyo, y estrellarlo sin ni siquiera salir del concesionario el día de la entrega? Pues eso es precisamente lo que le ha pasado al protagonista, a grandes rasgos.

Antes de colisionar, un empleado del concesionario dio unas directrices al conductor. No demasiadas, simplemente un comentario sobre algún mecanismo del automóvil, en medio de la euforia: el coche tan anhelado era suyo. Mientras tanto, las cámaras se preparaban para inmortalizar el momento del primer impulso. El conductor subió al coche, feliz y acompañado de un amigo, puso en marcha la máquina y empezaron a moverse. Pero de repente todo se descontroló: el conductor perdió el control de su flamante adquisición y acabó estampado contra uno de los muros perimetrales del establecimiento.

Un hombre compró uno coche y lo estampó en la pared del concesionario / BMC

Un hombre compra un coche y la estampa contra la pared del concesionario / BMC

Las imágenes se hicieron virales y, siempre que no se trate de un acto masoquista llevado al motor, los usuarios especulan que el conductor no sabía como manejar un vehículo automático.

Las imágenes del accidente se hicieron virales

El sueño del conductor era comprarse el coche, y lo consiguió. También conducirlo, y lo consiguió. Estamparlo, aparentemente no, pero lo consiguió. Seguramente disfrutó como un niño pequeño aquellos segundos en el volante, a pesar de no salir del concesionario. La factura del mecánico y unas cuantas clases prácticas de conducción son el siguiente paso de este héroe desgraciado, para conseguir el sueño que tanto anhela.