Los turistas rusos Valentina Kulishova y Mark Mitrafanov, madre e hijo, sufrieron un accidente practicando 'parasailing' en la playa de Konyaalti, en la ciudad turca de Antalya, una actividad recreativa que consiste en ser remolcado por un bote mientras se va en paracaídas. El joven murió a causa de las lesiones.

El problema empezó cuando la cuerda del paracaídas se rompió debido al fuerte viento.  Tal y como se ve en el vídeo que grabaron varios testigos, el paracaídas vuela hacia la zona de un hotel, donde se engancha en una palmera, haciendo que los turistas choquen contra un árbol.

Los residentes locales acudieron en ayuda de los turistas, que fueron hospitalizados. El joven, nacido en 2001, murió a causa de las lesiones sufridas.