Las calles del centro de Ibiza han sido el escenario, este martes por la mañana, de un atraco casi de película.

Un hombre armado con una pistola ha robado 20.000 euros a un grupo de mujeres y ha huido corriendo hasta que un compañero de las víctimas y un policía que estaba de vacaciones lo han parado tirándose encima suyo.

Los hechos han pasado sobre las diez y media de la mañana, cuando tres trabajadoras de Gas Ibiza, la distribuidora de Repsol Butano en la isla, han salido de la oficina de la empresa para ir a una sucursal bancaria que hay cerca a ingresar la recaudación: más de 20.000 euros en total.

Cuando estaban en la puerta de la oficina, un hombre las ha apuntado con una pistola y les ha cogido la bolsa con el dinero. Los gritos de las mujeres han alertado a la gente de los aledaños y los mismos compañeros de la oficina donde trabajan: uno de ellos ha salido a ver qué pasaba y ha empezado a perseguir al atracador, que había salido corriendo. El ladrón, al darse cuenta, también lo ha encañonado con el arma y le ha dicho que se marchara, según recoge el Diario de Ibiza.

Un guardia civil que paseaba con su hija ha parado al ladrón

El ladrón ha vuelto a salir corriendo, perseguido por el trabajador, que ha alertado a un guardia civil de que conoce y que estaba fuera de servicio, paseando con su hija. Al darse cuenta del qué pasaba, el agente se ha tirado encima del atracador, y entre los dos, y ayudados por el resto de peatones, han reducido al hombre hasta que ha llegado la policía nacional, que lo ha detenido.

El atracador, M.M.G, tiene 53 años y es natural de Granada. Ahora se investiga si la pistola era de verdad o de fogueo y si estaba cargada. Ahora, después de pasar un reconocimiento médico, el hombre ha quedado bajo la custodia de la Policía Nacional.