Víctima del machismo y del racismo: una mujer, presuntamente latinoamericana, ha sido agredida salvajemente en un autobús madrileño. Un hombre, de nombre Arturo, ha empezado a pelearse con ella porque quería que se cambiara de sitio.

Los hechos pasaron el 31 de octubre, en un autobús de la línea 77 que cubre el trayecto entre Ciudad Lineal y la Colonia Fin de Semana, poco antes de las 12.30 horas. Una pasajera grabó el momento y ha colgado el vídeo a las redes sociales.

"No es tu país"

Las imágenes muestran el lamentable momento de la agresión. Un hombre quiere que una pasajera se cambie de sitio para sentarse él. Le molesta, parece ser, que sea extranjera.

La discusión va subiendo de tono hasta que el hombre estalla en insultos misóginos y racistas. "No te pego porque eres mujer, vete a tu puto país", le llega a decir. La pelea continúa cuando la víctima le replica que le faltaría tocarla. "Eso sí que sería igualdad", le contesta el agresor, mofándose de ella.

Los insultos continúan sin que ningún pasajero haga nada para defender ni proteger a la mujer de esta situación. "Sinvergüenza, a tu puto país," continúa al agresor, entre más amenazas. Cuando ella le contesta que ya está en él la respuesta del hombre es categórica: "No es tu país".

Empujón y patada

La mujer intenta bajar del autobús, y es entonces cuando su agresor le da un golpe en la espalda y una patada.

Todo el mundo en el autobús sigue sin hacer nada, impasible, mientras la mujer es humillada. Solo reacciona una de las acompañantes del atacante, que le pide que pare: "Arturo, para ya", le dice.

Nadie ha denunciado esta agresión a la policía.

Denuncia en las redes

El bloc Es Racismo ha denunciado esta agresión a través de las redes sociales. Han colgado el vídeo de la pelea, con el ánimo de dar visibilidad este tipo de situaciones y ayudar a las víctimas.

Según ha podido saber la plataforma, que ha hablado con la joven que lo grabó todo, el agresor y dos amigos se sentaron delante de la mujer. A continuación, el hombre le exigió a la víctima, que iba en el asiento del pasillo, que saliera de allí porque se quería sentar él.

A ella le quedaban dos paradas e iba a bajar en breves, por eso se negó, según la testigo.

Golpes al autobús y llantos

El testimonio de la pasajera continúa: la víctima viajaba con su marido, que estaba sentado más adelante. Cuando vio lo que estaba pasando, "se levantó y le pidió a él que se calmara, que dejara de faltar al respeto a su mujer".

A continuación, el agresor empezó a pegar golpes al autobús, a burlarse de la mujer y a tirarle besos. "Había dos menores, una niña acabó llorando", asegura la joven.

No hay constancia del accidente

Un portavoz de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) ha explicado a El País que no tienen constancia de este suceso. Los autobuses, según asegura, llevan cámaras, y aunque han revisado las imágenes, no han encontrado rastro de la agresión.

Además, ha señalado, ningún conductor dio parte de ninguna pelea. En la Jefatura Superior de Policía de Madrid tampoco consta que se haya presentado ninguna denuncia de este tipo en los últimos días, apunta el portavoz.

La EMT ha condenado este ataque y anima a los ciudadanos a denunciar estas situaciones a la policía o avisar al conductor.