La Guardia Civil consiguió rescatar a un hombre de 26 años de nacionalidad rusa que el pasado viernes se tiró al agua en la zona del World Trade Center de Barcelona con intenciones suicidas, tal como explicó él mismo.

La actuación se realizó, cuando agentes de la tripulación de la patrullera Tordera del Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil que estaba realizando tareas de inspección de embarcaciones recreativas por la zona, se dio cuenta que había una persona en el mar, de manera que se dirigieron hacia él para lanzarle un salvavidas al creer que podría haber sufrido algún accidente.

Intentó ahogarse con la cuerda de la policía

El hombre no ayudó en ningún momento en las tareas de rescate. Según detalla la Guardia Civil, utilizó la cuerda del salvavidas para enredársela en el cuello e intentarse ahogar. Dos agentes de la Guardia Civil tuvieron que saltar al agua para salvarle la vida.

Después de unos minutos de tensión y de peligro tanto para esta persona como para los agentes, los policías consiguieron que depusiera su actitud y lo subieron a bordo de la embarcación, no sin dificultades para el propio estado alterado de la víctima así como por la oscuridad y condiciones del mar.

Bien de salud, pero drogado

Una vez en el puerto fue atendido por el personal sanitario y trasladado al hospital donde los servicios médicos comprobaron que no había sufrido daños y que su estado de salud era bueno.

Al día siguiente del salvamento, el mismo ciudadano manifestó que llevaba varios días de vacaciones a Barcelona y que después de consumir sustancias estupefacientes, sintió la necesidad de acabar con su vida, por lo que decidió lanzarse al mar en el mismo puerto.