El Ayuntamiento de Esparreguera (Barcelona) ha abierto un expediente disciplinario a tres agentes de la Policía Local por la difusión pública de varias grabaciones durante el atraco con armas de fuego al Mercadona de la población y que avanzó ElCaso.com.

En los vídeos los agentes aparecen, vestidos de uniforme y en su horario laboral, mostrando una conducta que, en algunos casos y según un informe elevado desde la misma Policía Local, denota "poca profesionalidad" y podría incurrir en varias faltas graves por incumplimiento por negligencia de los deberes derivados de la propia función y para atentar contra el decoro y la dignidad de los funcionarios y contra la imagen del cuerpo.

Vídeos grabados desde un coche patrulla

Los vídeos muestran a los agentes en un coche patrulla acudiendo a un aviso por un robo en un supermercado, lamentando el incidente y diciendo que no quieren "morir". La agente que grabó las imágenes mientras estaba de servicio -famosa por haber salido en varios shows televisivos-, y las difundió posteriormente a la red social Tik Tok, podría ser autora de un total de diez faltas graves y, a causa del elevado número de infracciones presuntamente cometidas, se la suspenderá temporalmente de sus funciones. Asimismo, según el mencionado informe, la conducta de uno de los otros dos agentes que aparecen a las grabaciones también podría ser constitutiva de una falta grave.

El alcalde de Esparreguera, Eduard Rivas (PSC), ha condenado los vídeos que "muestran una actitud reprobable, que no es digna del servicio y la responsabilidad que representan a los agentes de la Policía Local de Esparreguera" y ha asegurado que el consistorio "ha intentado actuar con rapidez y diligencia" y tomar todas las medidas necesarias para sancionar a los agentes implicados y evitar que estas actuaciones se vuelvan a repetir.

Autora de un total de diez faltas graves

El Ayuntamiento ha iniciado este jueves el expediente disciplinario y será la Diputación de Barcelona quien, a partir de septiembre, instruirá el caso. En el informe que propone la abertura del expediente, se apunta que la conducta del agente responsable de las grabaciones demuestra falta de profesionalidad y podría suponer cinco faltas graves por negligencia grave en el cumplimiento de los deberes propios de su función; cuatro faltas graves para atentar contra la imagen del cuerpo y contra el prestigio y la consideración de la corporación; y una falta grave para contravenir la ley que regula la utilización de videocámaras por las fuerzas y cuerpos de seguridad en sitios públicos. Por este motivo, se la suspenderá temporalmente de sus funciones por un periodo de un mes, con posibilidades de prorrogar la suspensión hasta seis meses.

A uno de los otros agentes que aparece en las grabaciones hechas públicas el miércoles, se le atribuye, según el informe, una posible falta grave por negligencia grave en el cumplimiento de los deberes propios de su función. En referencia al tercer agente implicado, que sólo aparece en uno de los vídeos, se está estudiando si su conducta podría ser constitutiva de algún tipo de falta.