Los jugadores de un equipo de rugby han matado a un joven de tan sólo 19 años en la puerta de una discoteca. Una cámara de seguridad ha grabado la brutal paliza que ha puesto fin a la vida de Fernando Báez Sota.

Los hechos han pasado en un local de ocio de Villa Gesell, en Argentina. Eran 11 personas contra una, y la víctima no se pudo defender de los golpes de los agresores.

Una discusión subida de tono

Los jóvenes habían tenido una discusión dentro de la discoteca y cuando salieron a la calle, se empezaron a pelear. El personal de seguridad expulsó a los jugadores de rugby y cuando estaban fuera del local, apalizaron salvajemente a la víctima, dándole puñetazos y patadas.

El joven Fernando quedó inconsciente en el suelo, pero los agresores lo seguían pegando con extrema violencia. Cuando se acabó la pelea, huyeron.

Cadena perpetua para dos de los acusados

La policía ha detenido a los 11 agresores y dos de ellos de enfrentan a una posible cadena perpetua. La policía considera que dos de los acusados son los autores de un homicidio agravado, delito que su país castiga con cadena perpetua. El caso ya se ha llevado a los juzgados y todavía falta por saber cuál será la sentencia definitiva.

Su último mensaje: "mami, te quiero"

La madre de Fernando ha explicado que el último mensaje que recibió de su hijo fue "mami, te quiero", según informa La República. Sus padres piden que se haga justicia, y lo describen como "un chico lleno de vida, de sueños y con una chica que lo era todo para él." La muerte de este estudiante de derecho de tanto solos 19 años ha conmocionado en el país entero.