Victoria, de 94 años, ha conseguido recuperar su casa okupada en Portugalete (Vizcaya) gracias al apoyo vecinal. Un grupo de okupas le arrebataron la casa en la que llevaba viviendo 80 años aprovechando que se fue de visita a casa de su hermana.

Los okupas aprovecharon que se fue a visitar a su hermana

 

Finalmente, los okupas no han aguantado la presión de los vecinos del municipio vizcaíno que han conseguido echarles tras pasar todo un día en la puerta de la casa mostrando su indignación. 

La Ertzaintza ha tenido que intervenir para evitar enfrentamientos mayores porque los okupas les han plantado cara en todo momento e, incluso, les han amenazado con un cúter.

Los recuerdos de toda una vida, en el patio

Los okupas también han tirado todas las pertenencias de esta nonagenaria al patio, sin miramientos ni remordimientos.

Los vecinos de la mujer la han ayudado a grabar un vídeo, que han difundido con el fin de denunciar esta situación, cada vez más habitual en los últimos meses.

Desalojos de okupas: un negocio en auge

Una empresa que se autodefine como "especializada en el desalojo de pisos o edificios okupados" se ha puesto a disposición de Victoria. Lo han hecho mediante un vídeo, colgado a las redes, en el cual anuncian que no le cobrarán nada.

"Los abuelos no se tocan" es una de las consignas que predica el dueño de la empresa en cuestión.