José, el hombre asesinado por una banda que concertaba falsas citas sexuales, no fue su única víctima. Otros dos vecinos cayeron en la trampa, que podría haber sido mortal. “Pensé que no salía vivo de esa nave”, relata uno de ellos.

Le ataron con bridas y le amenazaron con una pistola

 

La primera víctima fue un vecino de La Almunia de Doña Godina (Zaragoza). El 26 de julio se citó con la joven, que se hacia llamar Daniela Mendoza. La chica le pidió parar a casa de su abuela a coger una chaqueta. Una vez estacionados, dos hombres le sacaron del coche y le ataron con bridas. También le pusieron cinta americana y le amenazaron con un cuchillo.

A continuación, tuvo que soportar diversas descargas eléctricas, le robaron el coche, un reloj, las tarjetas de crédito y dinero en efectivo y le dejaron a su suerte. El hombre se desató como pudo y fue a pedir ayuda a la casa más cercana, informa Periódico de Aragón.

EFE

La Guardia Civil ha detenido a un hombre y una mujer en relación al asesinato de José Antonio Delgado / EFE

Segundo asalto

El 5 de septiembre fue denunciado otro asalto similar por parte de un vecino de Tudela (Navarra). La nueva víctima y la mujer se citaron en una estación de tren. Cuando andaban juntos por la calle, recibió un golpe. "Fue en el hombro, ya que tuve un reflejo y agaché la cabeza”, dice. A continuación, salió corriendo mientras la mujer gritaba: "Ve detrás de él, que se nos escapa el hijo de puta, mátalo".

Los asaltantes le alcanzaron y lo amenazaron con una pistola. Lo ataron de pies y manos y le llevaron hasta la misma nave donde mataron a José metido en el maletero de un coche.

"Si llego a tener esa cita días después, yo también estaría muerto"

 

Allí, le exigieron que les diera el código pin de la tarjeta para sacar dinero, además de pedirle el teléfono móvil de sus familiares para pedir un rescate y advertirle que le cortarían un dedo. Finalmente, consiguió huir. "Pensé que de esa nave no salía, que me iban a matar. Si llego a tener esa cita días después de José Antonio yo también estaría muerto porque ya habrían perdido el miedo a matar", concluye.

Del caso de José no se sabe mucho, pues fue hallado muerto. Al parecer, le enterraron vivo porque la autopsia ha revelado que tenía tierra en sus pulmones. La Guardia Civil ha detenido a un hombre y a una mujer por tales hechos.