El hombre de 59 años de edad detenido por el asesinato de Veronika Ruth Hoffman, también de 59, conocía a la mujer desde hacía solo dos meses. Al parecer, Ika había enviudado hacía unos años y acogió al agresor bajo su techo porque no tenía donde dormir. Dos meses después de este generoso gesto, el hombre le propinaría cinco puñaladas en el tórax y el abdomen.

Ika llevaba siete años viviendo en la Colònia de Sant Jordi, en Mallorca. Cuando se quedó viuda de su marido, también alemán, decidió trasladarse a la isla española para empezar una nueva etapa en su vida. 

La víctima había acogido al agresor en casa porque no tenía un techo donde dormir

 

Hace cosa de dos meses conoció a Celestino, un hombre que no tenía un techo donde dormir. La víctima decidió acogerlo en su casa por pena y, poco después, terminaron siendo algo más que amigos, informa El Español.

Este domingo, sobre las 8.30 horas, la Guardia Civil se personaba en el domicilio en la que ambos vivían. Allí, encontraron a Veronika, que había recibido cinco puñaladas, y al agresor ensangrentado y con un cuchillo en la mano.  

EFE

Pleno de repulsa por el asesinato machista en la Colònia de Sant Jordi / EFE

El Ayuntamiento ha celebrado un pleno de repulsa por el asesinato machista y, luego, han salido a la fachada del ayuntamiento para hacer un minuto de silencio. También se han declarado tres días de luto oficial.