Un joven de 17 años ha muerto esta madrugada en un hospital de Córdoba a causa de un golpe de calor que sufrió cuando estaba trabajando en el campo, según ha informado la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

Se metió en la piscina para refrescarse y comenzó a convulsionar

Sufrió el golpe de calor mientras ayudaba a su padre a limpiar las ramas de las cepas de olivo en una finca familiar. Se sintió mareado y decidió meterse en la piscina de la finca para refrescarse. Al salir del agua comenzó a convulsionar. 

El menor era vecino de la localidad cordobesa de Castro del Río e ingresó en el Hospital Reina Sofía de Córdoba a mediodía del jueves. A pesar de que fue operado de urgencia para tratar de recuperar su función cardíaca, el menor no respondió a los cuidados médicos y finalmente se certificó su fallecimiento a la 1.25 de la madrugada.

Esta sería la segunda muerte por un golpe de calor en el país, después que el jueves por la tarde un anciano de 93 años cayese desplomado en pleno centro de Valladolid mientras iba al dentista "demasiado abrigado".